Y al caer la noche

ya no seremos nada,

por temor a ser agua,

niebla, relente o luz

que  al roce  del viento se apaga.

 

©Jorgegutiérrezdiego

Anuncios