OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Recuperar ese momento

en el que abrí los ojos

e intenté abarcar un mundo

que se abría inmenso ante mí.

 

Me cegó su luz, es cierto,

pero hasta hoy no he dejado de mirar,

porque sé que algún día

me fundiré inexorablemente con ella,

y seré luz para quien venga

y desee abrir sus ojos.

 

Olvidar por un instante

todo aquello que quisimos alcanzar,

rendirnos,

sentarnos a esperar

que no suceda nada.

 

Solo para dejarnos sorprender

por el poder del silencio,

por la belleza de lo leve,

de lo que apenas parece trascender

y, aun así, nos conmueve.

 

Ser, en un tiempo

vacío de deseo.

 

©Jorgegutiérrezdiego

Anuncios