OLYMPUS DIGITAL CAMERAQuisiera arrancar el tiempo de mis pupilas y dárselo a tus labios. Que me beses luego sin tiempo y anudes tu lengua en la vida que me queda, en la que aún no gasté.

Supe pronto que por cada paso emprendido dejé cien suelos olvidados, que por cada sueño despierto perdí una realidad. Pero todavía me gusta soñar, y siempre fui un perdedor. No gana nada el que nunca pierde, no existe vida sin pérdida. Y existen demasiadas vidas perdidas, sin amor. Yo fui perdiendo: tiempo, amor, locura, besos y caminos. Tu cintura. Siempre te dije que no te marcharas; y, si acababas por marcharte, que volvieras. Pero mi voz siempre se ahogó entre tus aguas. Tus oídos siempre encontraron excusas. Tus labios, simplemente no me pertenecen. Tus ojos no me miran. Tú… no estás. Yo… no soy. Mañana será otro día.

 

©Jorgegutiérrezdiego

Anuncios