OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La última frase del libro se quedó atrapada entre sus dedos. Siempre había creído que los finales se escribían solos, que las historias hallaban por sí mismas su cierre. De pronto, sus venas se congelaron al pensar en la muerte. Tuvo miedo: ¿quién sería el encargado de escribir su final?

 

©Jorgegutiérrezdiego

Anuncios