1-1-paris-1

Respirar bajo las aguas saladas de tu boca es todo lo que he deseado siempre. Morir en el umbral de nuestras azarosas existencias es más vida que la que nunca pude soñar. Entre tú y yo, siempre quise darle a los silencios una oportunidad, si son nuestros cuerpos los que se miran, si son nuestras noches las que se rozan, si son nuestros sueños los que se mezclan. ¡Si no diferencio mi realidad de la tuya, si con los ojos cerrados aún te imagino, si con mis ojos abiertos aún te distingo, entre la niebla que desprende el despertar y el miedo de hacerlo tarde…!

©Jorgegutiérrezdiego

Anuncios