se-abren-frente-a-mi

Se abren frente a mí las arterias del tiempo,

siento la densidad de sus promesas,

me dejo llevar como un náufrago

que ya no ansía el paraíso.

Tan solo tierra firme

y un cielo menos lóbrego,

solo la redención

de quien vino sin peso en la conciencia,

solo el mar calmo de tus ojos,

tan solo esa verdad que no perdura

y nunca muere.

 

 

©Jorgegutiérrezdiego

Anuncios